Productos

Aparadores

Para poder hacer este tipo de elección hay que primero tomar en cuenta las dimensiones, el estilo, el diseño, materiales y especialmente el gusto de cada persona. El aparador es un mueble que se caracteriza por ser práctico y es un elemento especial dentro de la decoración de tu comedor.

El estilo del aparador

Sobre este aspecto hay mucho que decir y que elegir. El aparador es un mueble imprescindibles para la organización del menaje. Por lo general se ubica cerca de la mesa de comedor para que sea más práctico. También se usan como elemento decorativo.

Si lo que quieres es que funciones como foco de atención y que destaque, deberás optar por un estilo rompedor. Una de las ideas que te puede ayudar a la hora de elegir un tipo de aparador, es tomar en cuenta el estilo del resto del mobiliario, si quieres que esté en armonía con la decoración.

 Dada su condición de mueble auxiliar, tiende a ser diferente y puede contribuir enormemente a dar un toque personal al espacio. Puedes escoger una pieza que sea de color totalmente diferente, o contrastante, incluso un modelo peculiar.

La decoración del aparador

 

Este mueble es una pieza con gran peso estético. A pesar de esto, no debes descuidar la decoración que lucirás sobre él. En el caso de los aparadores de diseño vertical, que son los que mayor altura tienen, pueden decorarse con una planta encima o con algunos adornos estilo deco, con una altura justa. Las lámparas, también son accesorios que quedan muy bien.

En el caso de los aparadores de forma más horizontal, juegan muy bien con las lámparas de estilo más estilizado. También se pueden colocar cuadros, un jarrón o alguna caja. Algo se se suele recomendar en estos casos, es jugar con las alturas y no buscar la simetría en las alturas a cada lado. Puedes dejar en un extremo del aparador un elemento deco alto y en el contrario coloca otros más bajos.

La distribución interior del aparador

 

La distribución del interior tiene mucho que ver con el uso que le darás a este mueble y con la piezas que deseas almacenar. Es por esto que se recomienda conocer las dimensiones de los artículos que pondrás dentro, en el caso de que tengas la opción de mandar a hacer un mueble a medidas, o el diseño permita regular las alturas. Como referencia, te podemos decir que si deseas guardar botellas necesitas un espacio de 35 cm de alto. En el caso de querer almacenar platos, basta con 25-30 cm de altura entre estantes. Por otro lado, los juegos de café o vasos bajos solo necesitan 20 cm, los cajones, 10 cm de alto para la cubertería y al menos 20-25 cm para guardar mantelerías.